fbpx

20 mayo blog CHELINO

La infancia es una continua aventura en la que cada día se aprende algo nuevo y decirles adiós a sus pañales Chelino es un gran acontecimiento. Controlar el esfínter es un proceso natural que forma parte de la vida de todos los peques y antes o después darán este paso hacia su independencia. Como tantos otros procesos no tiene una edad específica, pero en general, suelen estar preparados entre los dos y los tres años. Recuerda que cada niño es un mundo y hará la transición a su ritmo.

Para poder reconocer el momento, hay que estar atento. Al final, es como si tu pequeño aventurero te lo estuviera intentando decir y hay que saber reconocer estas señales. Así será más apropiado empezar este nuevo aprendizaje, familiarizarnos con el orinal y no forzar situaciones que no lleven a nada. Tampoco es algo que se logre de un día para otro, ni tiene por qué tener una evolución lineal.

Si andamos un poco perdidos o no sabemos cuando empezar a quitarle el pañal te dejamos una serie de truquitos que pueden ser muestra de que tu peque ya está listo. Ten en cuenta que no es una ciencia y no siempre tienen por qué darse estas situaciones. Mucho menos todas a la vez en el mismo niño, pero nos pueden servir de guía para saber qué está pasando cuando el momento se acerque.

Cómo reconocer que tu hij@ está preparado para dejar el pañal.

· Cuando va a hacer pipí o caca hace gestos o se agacha, da muestras de que sabe lo que está a punto de ocurrir, aunque tenga pañal.

· Primero suelen empezar a avisar de lo que van a hacer, de lo que ya han hecho o de lo que están haciendo. Y un poco más adelante empiezan a pedir ir al baño.

· Puede que demuestre que está incómodo cuando tiene el pañal mojado, da señales de que quiere quitarse el pañal o quizá se queja de él porque le da calor o le molesta.

· Dice a menudo palabras como «pipí» o «caca» y es consciente de lo que estas significan.

· Muestra interés cuando te ve ir al baño, incluso se da cuenta que existe el WC. Quizá quiera acompañarte cuando tú vas para ver qué haces y después te imita. Les encanta tirar de la cisterna, por ejemplo, y ver qué ocurre. Pronto querrá usarlo él también.

· Aguanta tres horas o más sin hacer pipí y, a veces, cuando le quitas el pañal está totalmente seco. Esto es señal de que los músculos de su vejiga se están fortaleciendo.

· Este proceso tiene un componente físico que no debemos dejar pasar. Normalmente se refleja en que ya es capaz de correr, de subirse y bajarse los pantalones solito, levantarse y sentarse en una silla, etc. Si ocurre todo esto es muy probable que esté preparado.

Lo más importante es saber escuchar a nuestro peque para sentir cuándo puede ser buen momento para empezar con la transición y dejar el pañal. Estate atento a las señales y ya no te pillará por sorpresa. ¿Te sabes alguna más?

Hasta que llegue el momento Chelino estará con vosotros en esta gran aventura.