fbpx

Próximo destino... con tu bebé

Viajar con un bebé es una experiencia muy gratificante llena de sorpresas, ¡más aún cuando se trata de las primeras vacaciones de verano! Desde los nervios de los preparativos, a los chapuzones en el agua, pasando por las risas de tu pequeñ@… ¡Cuántas emociones juntas!

Es importante que tengas en cuenta que la forma de viajar ya no es la misma, sobre todo si sois papis primerizos y estáis empezando a descubrir lo que implica el cuidado de un bebé. El destino, el modo de viaje, la hora de la comida… son factores clave que no puedes pasar por alto.

Don’t worry! Desde Chelino® os traemos unos cuántos tips para que paséis unas vacaciones en familia inolvidables.

Usar una silla homologada

Es muy importante que el pequeñ@ lleve una silla adecuada para su edad y que esté instalada de manera correcta. Además, la sillita debe ir colocada a contramarcha en la parte trasera del coche para evitar posible malos movimientos.

Y venga…, ¡sé bueno y déjale que viaje junto a su juguete favorito para que el trayecto se le haga mucho más ameno!

Otro basic… un botiquín de urgencias

Es importante llevar un kit con utensilios diversos como sales de rehidratación por posibles vómitos que pueda tener tu chiquitín. Conviene llevar también tiritas, repelentes y un termómetro. Es mejor prevenir que curar…

¿Y para el momento cambio de pañal?

Si tu baby es de temprana edad, es conveniente que lleves un cambiador portátil que puedas utilizar tanto en el coche como en paradas express durante el camino. Si tu bebé viaja cómodo y limpito, todos tendréis un buen viaje. No olvides meter en su bolsita de viaje los básicos: toallitas, cremita y por supuesto, un paquete de pañales Chelino® para los momentos “cambio de pañal”.

¡A comer!

Durante los meses de verano, la alimentación de tu peque no debe variar de la del resto del año. Si es lactante, debe seguir tomando leche materna o artificial, aunque también te recomendamos que lleves algo de fruta o unas galletitas si ya puede comer.

Es importante no darle de comer con el coche en marcha; mejor para y aprovecha para estirar las piernas y tomar el aire. Siempre es mejor evitar movimientos bruscos al dar de comer a tu bebé, así los mareos y vómitos se pueden evitar fácilmente. ¡Y ojo! Que no falte agua para mantenerle hidratado. Procura que dé sorbitos de vez en cuando.

¡¡Ufff… qué calor!!

Durante los primeros meses de vida, es posible que tu pequeñ@ aventurer@ no gestione al 100% los cambios de temperatura y el calor del verano.

Por eso, además de controlar su hidratación a través de la ingesta de agua, también es importante controlar su exposición al sol. Su piel es súper sensible y hay que protegerla siempre, ¡no queremos que se queme! Aquí lo mejor es recurrir a los básicos: cremitas protectoras especiales para la piel del bebé y parasoles en las ventanas.

Los outfits

La ropa transpirable como los bodies de algodón 100% son un must en su maleta. Para una mayor comodidad, la ropita debe ser, ante todo, holgada de forma que se pueda mover con facilidad y por los huequitos sobrantes transpire el sudor.

Con todos estos consejos para viajeros-aventureros que os hemos dado, esperamos que este verano podáis pasar unas súper vacaciones en familia. ¡Buen viaje!