fbpx

Calor y sueño del bebé ¿buena o mala combinación?

Todos sabemos lo agotadora que es la paternidad, ¿a que sí? Y ya ni imaginar cuando nos enfrentamos a los primeros veranos de nuestr@ pequeñ@. Cuando decimos la palabra verano, lo primero que se nos viene a la mente es calor pero ufff… que difícil se hace cuando el pequeñín no puede ni dormir.

El tiempo empieza a indicarnos la llegada del verano y por supuesto con ella, llega el calor. Los peques son propensos a sufrir golpes de calor y es normal que los papis no sepamos muy bien qué es lo que está pasando.

Horarios, ropita, viajes, sueño, alimentación… son muchas las cosas en las que hay que pensar para que los bebés estén bien cuidados por sus superhéroes.

Desde Chelino® os traemos algunos signos que denotan la posible falta de sueño por el calor:

Seguro que alguna vez has ido al parque y al ir a cogerlo en brazos ves que le suda la nuca o alguna de las partes más sensibles del cuerpo. Pues esto puede ser un aviso de que tiene calor.

Puede pasar que esté irritado y ¿cuántas veces te has preguntado qué le pasaba? En estas fechas del año, el exceso de temperatura puede llevarlos a sentirse así.

La hora de la comida, sobre todo cuando tienen sus potitos de verduritas o frutas, suele ser el mejor momento, pero ¿y si no quiere comer? No hay que alterarse, puede deberse a que el calor esté afectando su apetito.

Estos síntomas pueden hacer que se sientan más acelerados de los normal, pero tranqui… solo tienes que medir las pulsaciones de vez en cuando y todo irá fenomenal.

Y como no puede faltar, os traemos también algunos súper consejitos para que el calor y el descanso de tu baby sea lo más llevadero posible.

  • Es recomendable que mantengas la habitación fresquita y ventilada, que ronde entre los 18º y los 20º.
  • El bebé al igual que tú, debe estar siempre bien hidratado así que es bueno darle agua cada poco tiempo.
  • La ropa de cama tiene que ser lo más fresquita posible y el uso de sábanas o coberturas de algodón 100% hacen que se sienta más a agustito.
  • Para vestir, puedes ponerle ropita fresca como un body o camiseta de algodón 100% y, no puede faltar el súper pañal Chelino®.
  • Darle un baño de agua tibia antes de llevarlo a dormir es bueno porque ¿a quién no le gusta un bañito fresco y a la cama?
  • También se puede usar el aire acondicionado pero que no enfoque directamente.

Si el bebé sigue presentando síntomas de calor e incapacidad de dormir, sería recomendable consultar al pediatra para que sea descartado cualquier tipo de problema o contratiempo.

Desde Chelino® esperamos que estos consejitos os sean de gran utilidad y que los meses de verano sean más sencillos tanto para vosotros como para vuestros pequeñines.