fbpx

Lavar o no lavar el pelito de un bebé con frecuencia, esa es la cuestión

¿Cada cuánto debo lavar el pelito de mi bebé? Esta es una de las dudas más habituales de las mamis y papis primerizos sobre la higiene de su recién nacido. No hay ninguna norma estricta que diga que hay que lavar el pelito del bebé cada día o, por el contrario, que diga que no se puede lavar todos los días.

El lavado del cuero cabelludo debe adaptarse a las necesidades del niño. Todo depende de la capacidad de su pelito para ensuciarse y, por supuesto, de sus características: ¿tiene un pelo con tendencia a engrasarse o es más bien seco?

Es por tanto una decisión personal, que las mamis y papis como tú tenéis que tomar cuando consideréis conveniente. Si tienes por costumbre bañar a tu peque antes de dormir para que se relaje, tú decides qué días mojarle o no el pelito.

Trucos para el ritual del baño sin lágrimas

Algunos pequeñ@s aventurer@s de entre 1 y 2 años lloran y chillan cuando se les moja la cabeza, ¿es el caso de tu baby? Para manejar la situación y sobrevivir al ritual del baño, aquí van seis consejos muy prácticos:

Haz que la bañera se asocie a un momento de juego. La mejor forma de hacerlo es convirtiendo a tu baby en un auténtico buceador con unas gafas de natación para bebés para que se sienta seguro y se divierta.

Mantén su cabecita inclinada hacia atrás para que no le entre jabón en los ojitos y tampoco se asuste en el caso que le caigan gotas en la cara. Para mantener a tu peque cómodo y evitar resbalones dentro de la ducha o de la bañera puedes utilizar una sillita de baño.

Los bebés necesitan productos específicos, ya que tiene una piel más delicada que la de los adultos. Por eso, te recomendamos que utilices un champú con un pH neutro para evitar alergias, escozores e irritaciones a la hora del baño.

Métete en la bañera con él para que pierda el miedo. Como bien sabes, los niños aprenden por imitación, observando las conductas de los adultos de manera inconsciente. Una vez dentro, enjabona su cabecita al mismo tiempo que la tuya. En cuestión de minutos verás como tu baby repite tus movimientos y si le tenía miedo al agua es posible que se le termine pasando.

Asimismo, es importante empatizar con tu peque. Al igual que durante el momento del cambio de pañal con los pañales Chelino® puede llorar porque se siente vulnerable y desprotegido, durante la hora del baño ocurre lo mismo. En este sentido, te recomendamos que al principio actúes con calma y trates de comunicarte con él a través de las palabras para que, poco a poco, se vaya familiarizando con el entorno y la situación.

Otro consejo para el cuidado de tu baby es meterlo en la cuna con el pelo completamente seco. El pelo húmedo absorbe bacterias que al entrar en contacto con la almohada puede provocar infecciones. Además, esa humedad también puede provocar irritaciones en el cuero cabelludo.

Ahora que ya conoces algunos trucos sobre cómo lavar el pelito del bebé, actúa con seguridad y confianza y verás como en un santiamén el pelito de tu baby luce brillante y limpio como una patena. ¿Te animas a compartir con nosotros otros consejos?