fbpx

Hoy queremos hablaros de los controles más importantes que se hacen a la madre durante el embarazo. Una época en la que hay que prestar especial atención a la salud, y no saltarse ninguna visita ni con el médico, ni con el ginecólogo, ni con la matrona. Los especialistas no solo valorarán, cuidarán y vigilarán la salud de la madre, también velarán por la del feto. Pero, ¿sabíais que los controles empiezan antes? En el momento en el que decidís que vais a ser papás, ya podéis pedir cita en el médico para que os haga controles previos, que también son muy importantes y, para que os den información sobre esta nueva aventura en la que estáis a punto de embarcaros.

Por ejemplo, en nuestro post anterior ya te contamos que desde que decidís ir a por el bebé, la madre debe comenzar a tomar alimentos ricos en ácido fólico, una vitamina que ayuda a que no haya deformaciones durante la gestación del bebé.

Controles del primer trimestre

Sabemos que desde que decidís ser papás, la medida de tiempo cambia. Es decir, vosotros ya no habláis en años, ni siquiera en días, habláis en trimestres y en semanas.

En la primera consulta al médico, se evaluará la historia clínica de la madre, así se conocerá si es o no su primer embarazo, sus antecedentes, estado de salud etc.

Durante el primer trimestre de embarazo se practica una analítica completa donde se ve el grupo sanguíneo y Rh de la madre, se mira el colesterol (puede aumentar durante el embarazo), la hematología, y también si hay enfermedades como el VIH o la Hepatitis que podrían afectar al feto.

Se evalúa la glucosa, para ver la cantidad de azúcar en sangre. Este control hay que realizarlo 2-3 veces mínimo durante el embarazo, pues los valores pueden cambiar a lo largo de los 9 meses. Se realiza un análisis de las hormonas tiroideas, se mide el ácido úrico y también se pide un análisis de orina. Una de las pruebas más importantes que se realizan es el Screening ecográfico-bioquímico de aneuploidías, donde se determina el índice de riesgo de que el feto pueda tener síndrome de Down.

En cada visita que realices te pesarán y te tomarán la tensión.

Uno de los momentos más bonitos lo viviréis con la llegada de la primera ecografía, donde se podrán calcular las semanas de gestación y el número de embriones viables.

Controles del segundo trimestre

Muchas de las pruebas que se realizan a la madre en el segundo trimestre son repeticiones del primero. Se volverá a realizar una analítica completa y se realizará la segunda ecografía. El objetivo de realizar una segunda ecografía es valorar las posibles malformaciones que pudiera tener el feto y, si queréis os dirán el sexo. ¡Qué emocionante!

En la analítica del segundo trimestre se controlará el número de glóbulos rojos y verán si hay anemia (a veces hay que recetar vitaminas a la madre). Se repetirá el análisis de orina para descartar infecciones, y, se volverá a mirar la curva de la glucosa (algunas mujeres durante el embarazo pueden tener diabetes gestacional).

 

Controles del tercer trimestre

El tercer trimestre se parece al segundo en cuanto a que se repiten las mismas pruebas, pero además, se hacen otras necesarias antes del parto.

Se realizan análisis para ver de nuevo si la madre es portadora de Hepatitis B y C, se analiza el estado de coagulación de la sangre y la prueba de orina (una vez más, para descartar infecciones urinarias). Los análisis de orina pueden mostrar si hay indicadores de que la madre pueda estar sufriendo preclamsia, también te lo mencionamos en nuestro anterior post, una enfermedad caracterizada por el aumento de presión arterial.

Además, se realizan cultivos de la zona íntima de la mujer para descartar la presencia de bacterias (la madre no suele presentar síntomas) que pueden infectar al bebé.

Para controlar la condición del feto se realizan varias pruebas. Por un lado tenemos la ecografía del tercer trimestre, donde podremos ver la posición del feto, el crecimiento del mismo, la cantidad de líquido amniótico etc.

Pasada la semana 37 se suelen practicar controles cardiotocográficos, para ver la frecuencia cardíaca del feto y presencia de contracciones uterinas.

Si tenéis dudas o consultas, no olvidéis preguntarlas cada vez que vayáis a consulta, os quedaréis más tranquilos. Todas las visitas que realicéis al especialista servirán para conocer el estado del bebé, las posibles complicaciones, cómo se encuentra la madre etc, por eso es muy importante ir a todas las citas médicas.

Esperamos que nuestro post os haya resultado útil, y que os ayude a conocer un poquito más de la aventura que os espera. ¡¡Mucha suerte en esta nueva etapa que iniciáis!! Estamos aquí para acompañaros en todo momento.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios sobre este post, o sobre temáticas que te gustaría que tratemos en este espacio, y no olvidéis seguirnos en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!