fbpx

blog noviembre CHELINO 1

Como mami o papi puedes llegar a pensar que tu baby es más peque de lo que realmente es. Una vez llega a cumplir los 2 años, puede que él mismo te pida, a su manera, que le des alguna responsabilidad porque ¡ser mayor mola!

Además, acompañar a tu hijo en su crecimiento es de las cosas más maravillosas que te pueden pasar. Verle asumir, poco a poco, responsabilidades sin la necesidad de que le ayudes, demuestra la independencia que va adquiriendo con el paso del tiempo.

Desde Chelino®, te traemos algunos tips para que tu pequeño vaya dando pasitos hacia la autonomía.

Uno, dos, tres… ¡recogido!

Si algo destaca de los primeros años con tu bebé es que, en ocasiones, todo resulta un poco locura. La ropa por un sitio, los juguetes por otro, la comida a medias, lloros y escapadas…

Uno de los aspectos más positivos es que cumple los 2 añitos, normalmente, tu baby ha ido aprendiendo la importancia de recoger. Una vez haya terminado de cambiarse, debes animarle a que él solito lleve la ropita sucia al cesto de la ropa y el pañal a la basura. Eso sí, ¡siempre bajo tú supervisión! Así podrás animarle y ayudarle si hace falta.

¡Qué rico está todo!

Desde que tu pequeño nace, se convierte en una “necesidad” el tener que darle de comer y eso se puede llegar a convertir en toda una auténtica batalla. Se sabe que los bebés aprenden por imitación, de ahí que, si te ve y siente que es algo divertido, decidirá coger la cuchara y ponerse a comer solito.

¿Por qué? Muchas veces al darse de comer a sí mismo establece una relación positiva con la comida. Además, le dará seguridad saber que puede hacer cosas por sí mismo.

¿Te gusta mi conjunto?

Las mañanas pueden ser un momento caótico, sobre todo si se tiene en cuenta que las prisas no son el mejor aliado. Dentro del camino hacia la independencia de tu peque, aprender a ponerse y quitarse la ropita puede suponer un gran paso hacia la autonomía.

Tu pequeñ@ aventurer@ no dará este paso de la noche a la mañana, pero con pequeñas acciones lo irá consiguiendo. Aprender a quitarse y ponerse el abrigo, atarse los zapatitos de velcro, pedir ayuda con el cambio de pañal… Todo irá surgiendo hasta que de pronto, ¡TACHAM! Él solito puede con todo 😉.

¡Te gano!

Como con todo lo demás, una vez que tu baby aprende a hacer algo, las actividades que están relacionadas van seguidas en su aprendizaje. Esto implica que cuando tu pequeño aprenda a andar, correr será el siguiente paso.

¡Y qué miedo! ¿A que sí? Pero no pasa nada porque, a pesar de que eso cree un mayor estrés al principio, el hecho de que haya aprendido a correr supone un avance en su autonomía.

Por todos estos motivos y muchos más, es maravilloso ver cómo tu peque avanza y consigue dar pasos que fomenten su desarrollo él solito. Más aún si lo hace de la mano de Chelino®. ¡Os leemos!