fbpx

Tu pequeño explorador ya no para quieto: recorre incansablemente todos los rincones de la casa; ¡hay tanto por descubrir! Pronto ha descubierto que papá y mamá pasan mucho rato e esa estancia amplia de la que surgen olores y sonidos terriblemente intrigantes. Y no se va a quedar sin saber qué maravillas esconde. Es cuestión de tiempo que entre en la cocina.

Necesitas seguir unos cuantos consejos básicos para evitar que tu pequeño se meta en problemas. Ya sabes cómo es cuando se empeña en descubrir algo, así que, para evitar conflictos, lo fundamental es no dejar a alcance de su vista nada que pueda llamar su atención sobre el peligro. Puertas cerradas y bien aseguradas impedirán que acceda, por ejemplo, al cubo de basura, fuente segura de gérmenes y enfermedades. También impedirán que se cuele dentro de la lavadora, la secadora o el lavaplatos. ¡Le gusta tanto jugar al escondite!

Guarda en los armarios superiores los pequeños electrodomésticos después de usarlos. Comprueba que no queda ningún cable colgando del que pueda tirar y, por supuesto, jamás los dejes encendidos sin estar tú presente. El mismo consejo vale para cuando utilizas el horno: si lo dejas sin vigilancia y su curiosidad le lleva a tocarlo, podría quemarse. Vigílalo también cuando los fogones están encendidos: el crepitar del aceite o el bullir del agua son un imán para su afán de descubrimiento.

Los vivos colores de los productos de limpieza son también un eterno enemigo en esta batalla por su seguridad. Déjalos siempre a buen recaudo y asegura bien las puertas con pestillos u otros mecanismos de cierre. Protege las esquinas de encimeras y mesas, están a la altura perfecta para un buen coscorrón. Controla qué objetos pueden estar a su alcance y estudia bien sin son adecuados: algo tan inocuo en apariencia como un pequeño adorno puede acabar en su boca, ni hablar ya de cosas como cubiertos o plásticos.

Es una etapa de constante descubrimiento y aprendizaje. Pero aún no conoce los peligros a los que se va a enfrentar. Mamá le ayudará en estos primeros pasos por el mundo.

Imagen| Bigstockphoto