fbpx

Aunque su origen es celta y se celebra sobre todo en países anglosajones, lo cierto es que cada vez se está arraigando más en nuestro país una conmemoración como la de Halloween. La fiesta, cuya denominación procede de la expresión “All Hallows’ Eve”, traducido al español, “Víspera de Todos los Santos”, se celebra todos los 31 de octubre y coincide con la festividad de todos los Santos aquí en España. Hay un montón de planes divertidos para disfrutar de esta festividad con nuestros pequeños y desde Chelino hemos rescatado algunos que además de ser muy económicos, permitirán que nuestros pequeños entiendan el significado de esta fiesta y también vayan introduciéndose en las diferentes tradiciones y culturas del mundo.

Los fantasmas, las arañas y sobre todo… las calabazas no pueden faltar en una celebración como ésta. Nos darán mucho juego. ¿Y qué mejor que hacer la calabaza con nuestras propias manos? Para ello puedes ir a cualquier supermercado o frutería, en la época del año que es y acercándose Halloween no te será complicado encontrar una. Una vez la tengas, tenéis que cortar la parte de arriba en forma circular y vaciarla con una cuchara, cuanto más blandita esté, más fácil será hacerlo. Después de esto tenemos que diseñar la cara que queramos que vista nuestra calabaza. Dejemos que nuestro pequeño haga las marcas con rotulador y que sea él quien elija cómo hacer los ojos y la boca. A él le encantará y seguro que hará una cara terrorífica! Si además de calabazas intentas simular telarañas, ya será la repera. Es muy sencillo, sólo necesitáis lana y tijeras. Se trata de ir cortando la lana en trocitos e ir poniéndola por toda la casa simulando que es tela de araña.

Pero claro, una fiesta de halloween sin comida tenebrosa, no es lo mismo. Puedes hacer las galletas o pastas de toda la vida (o comprarlas, incluso), pero dándoles un toque de terror. Ponle una sonrisa tenebrosa con chocolate líquido, por ejemplo o, si eres más de cosas saladas, customiza tu propia pizza-halloween. Puedes añadirle ojos con aceitunas negras y una boca con pimiento rojo, por ejemplo. Para beber… Lo más chulo es intentar crear una bebida que imite el color de la sangre, pero que además esté rica rica y sea sana para nuestros enanos. Si mezclamos zumos de naranja y de melocotón y le añadimos un poquito de granadina, el resultado puede ser espectacular.

Una vez realizado todo el decorado y la comida los únicos que no estáis a tono sois vosotros. Sólo falta que os disfracéis y … ¡a disfrutar de la noche de Halloween!

Imagen| Bigstockphoto