Chelino Fashion & Love > Hogar > Deshidratación neonatal

Deshidratación neonatal

ana

23/09/2013

Las primeras 24 – 48 horas después de nacer son muy importantes en  la hidratación de nuestros bebés, ya que en primer lugar los recién nacidos no tienen la potencia de succión suficiente y en muchas ocasiones las mamás no tenemos leche aún para poder alimentar a nuestros hijos. El calostro es una fuente de alimento muy importante, aporta muchos nutrientes, pero evidentemente la cantidad es escasa, y no es suficiente si queremos mantener una hidratación adecuada. En el hospital nos indicarán cómo debemos hacerlo. En algunas ocasiones tenemos que complementar la lactancia materna con suplementos de leche artificial, hasta que tengamos leche suficiente. Cuando los bebés nacen con un poco de hipoglucemia, poco azúcar, también es indicado por el equipo médico  un poquito de agua azucarada, que ellos mismos nos prepararán allí y le ofreceremos a nuestro hijo.

Si la hidratación no es suficiente y no nos diéramos cuenta, cosa que es lógica dada nuestra inexperiencia con los recién nacidos, es probable que la temperatura corporal del bebé suba, en cuyo caso, y al tratarse de un neonato, puede indicarse el traslado de nuestro hijo al nido, ya que allí el equipo médico llevará un control mucho más minucioso y una hidratación mayor para evitar males mayores. Esto no es más que un protocolo a seguir, ya que cuando los niños son tan pequeños no tienen las defensas suficientes para poder combatir este tipo de situaciones, y por eso hay que ayudarles, pero no hay que preocuparse, como digo es simplemente un protocolo en este tipo de casos.

Las recomendaciones de los pediatras cuando acabamos de ser mamás y nos disponemos a abandonar el hospital en esta época de tanto calor, son siempre que no descuidemos las tomas, si tenemos un niño muy dormilón despertarle para hacer su toma a mitad de la noche, no dejando pasar más de cuatro horas entre toma y toma, y que no le abriguemos demasiado. Aunque tengamos cuidado de corrientes de aire o no exponerles al aire acondicionado directo, el excesivo abrigo tampoco es saludable para ellos.

Imagen| Bigstockphoto