fbpx

Una mascota en casa

Siempre he convivido con animales en casa. Desde que era muy pequeña vivía con nosotros Totó, un perrito que acabó siendo uno más de la familia: venía con nosotros en vacaciones, formaba parte de los actos importantes que organizábamos… tanto es así que cuando me independicé y comencé a vivir con mi marido decidimos comprar un gato: Lulo. Sin embargo cuando me quedé embarazada me dieron miedo las consecuencias que podía tener un animal en casa. No obstante, la experiencia ha sido maravillosa. Es increíble lo rápido que Lulo comprendió que había un nuevo habitante en casa y que tenía que convivir con él. Lo respeta, lo cuida y siempre está pendiente de él. Una actitud que se aleja mucho del miedo que teníamos por si Lulo se ponía agresivo o intentaba hacer algo a nuestro pequeño.

Por nuestra parte, estamos intentando hacer ver a nuestro hijo que Lulo es nuestro gato, y por eso puede jugar con él y achucharlo cuanto quiera, porque Lulo no hará nada, pero que eso no lo puede hacer con otros gatitos, por ejemplo. Por otro lado, es importante, por lo menos durante los primeros años, no dejar a nuestro pequeño solo con el animal ya que por muy cariñoso que sea la mascota, los niños tienden a ser algo pesados con ellos, pueden cansarlos y que estos intenten defenderse y les den algún susto. Todos los expertos coinciden en que los niños que crecen con animales luego con más responsables y cariñosos y eso es debido a que ya desde pequeños se les está dando la responsabilidad de jugar con ellos, de hacerse cargo de cuando tienen que comer, cuando tienen que pasear… Sin darnos cuenta les estamos inculcando ese tipo de responsabilidades que conllevan estos animales.

En el mundo de los perros, por ejemplo, hay perros que están profundamente recomendados para vivir con niños como es el caso del Golden o el labrador, que son muy leales, muy pacientes, muy cariñosos…, el san Bernardo, también es una buena opción ya que es muy protector y muy cariñoso. La raza Beagle también es adorable y muy agradecida de tener en casa ya que son muy dulces y sociables. Por otro lado, hay animales que son especialmente recomendados para niños que tienen alergias, por ejemplo. En ese caso son buenos los reptiles, las aves, pájaros… porque los niños a penas tendrán contacto con ellos.

Imagen| Bigstockphoto