fbpx

Seguro que últimamente habéis oído hablar mucho del método BLW o Baby Led Weaning en la alimentación de los bebés. Especialmente, si tenéis un pequeño, o estáis a punto de convertiros en padres. Por eso en el post de hoy queremos contaros qué es el Baby Led Weaning, en adelante BLW. Eso sí, antes de realizar este método de alimentación con el bebé, es muy importante que lo consultéis con vuestro pediatra.

 

¿Qué es el BLW?

El BLW no tiene traducción literal al español, aunque para entendernos podemos conocerlo como “alimentación autorregulada” o “alimentación complementaria a demanda”. Acuérdate del termino porque en Europa cada vez va haciéndose más famoso.

Este método consiste en incorporar los sólidos en la alimentación de vuestro pequeño, evitando triturarlos, es decir, sin pasar por la fase de papillas y purés.

Pero esta no es la única peculiaridad del BLW, no consiste solo en que introduzcáis los sólidos en la vida de vuestro bebé, sino que los cortéis en pequeños trozos y se los ofrezcáis para que sea el/ella mismo/a quién lo coja con sus pequeñas manos y se lo coma. De este modo el pequeño descubrirá por el mismo nuevas texturas, sabores, olores etc.

¿Por qué el método es alimentación complementaria?

Porque no sustituye la lactancia materna ni la leche de fórmula, aunque a partir de los 6 meses ya podéis comenzar a dar alimentos a vuestro bebé, hasta el año el sustento principal seguirá siendo la leche.

Si optáis por el método BLW para el peque no tendréis que comprar potitos ni hacer vosotros las papillas, simplemente introduciréis alimentos sólidos para vuestro bebé y será el mismo quién se alimente “a demanda”. Lo mejor para empezar es cortar los alimentos en trocitos pequeños, un poco más grandes que su puñito y dárselos, así los podrá coger fácilmente. Conforme pase el tiempo haremos los trozos más pequeños.

 

Lo normal al principio será que manosee la comida, que la tire, y que acabe por todas partes pero, como te hemos comentado esto es normal, ya que está descubriendo cosas nuevas por primera vez. Además, no os preocupéis porque gracias a nuestros baberos Chelino Fashion & Love el peque no se pondrá perdido. Los baberos desechables ofrecen una gran sujeción gracias a sus dos tiras adhesivas que se fijan a la ropita de vuestro peque, y gran comodidad gracias al pliegue situado en la parte inferior que recoge la comida que se cae.

¿Cómo se puede introducir el BLW en la vida del bebé?

La OMS recomienda que los primeros 6 meses sean de lactancia materna exclusiva, tras estos seis meses de alimentación a demanda podréis empezar a introducir otros alimentos en su dieta. Eso sí, tendréis que introducir un alimento nuevo cada vez (de los que tienen permitidos) para detectar posibles alergias.

Lo mejor es sentar al bebé en su trona y hacerle participe en las comidas familiares, así el pequeñín aprenderá por imitación y todos pasaréis un buen rato en familia. Es muy importante que el bebé se siente erguido en la mesa, dentro de su trona, y sin necesidad de ayuda, antes de comenzar a darle los alimentos sólidos.

Lo ideal para comenzar es ofrecerle alimentos blandos, siempre de los que permita su pediatra y cortarlos en trocitos. Y así, sin que os deis cuenta un día vuestro peque estará manejando los cubiertos y comiendo perfectamente solito/a.

Una de las mejores cosas que os brinda este método es ver lo bien que se lo pasa el peque investigando la comida, cogiéndola con sus manitas, chupándola y degustándola. Y además, os emocionaréis muchísimo conforme vayáis viendo sus progresos.

Con el paso del tiempo, y cuando el bebé se acostumbre podréis ir introduciendo texturas y alimentos nuevos para que los siga descubriendo.

También es importante no distraer al bebé mientras come, porque así evitaréis que se descentre. Si no quiere seguir comiendo, no hay que forzarle pues puede ser que ya esté saciado.

Y como os hemos comentado ya, este método no es sustitutivo de la lactancia, por lo que tendréis que seguir dándole el pecho al pequeño.

En general, podréis ofrecerle comida sana y saludable, evitando las cosas que el bebé no puede comer como: sal, marisco, frutos secos enteros etc. No olvidéis ofrecerle agua durante las comidas, aunque será común que al principio la rechace, puesto que nunca la ha probado.

Gracias a este método vuestro bebé podrá identificar los sabores más fácilmente, ya que normalmente en potitos o papillas vienen distintos sabores mezclados que al bebé le costará identificar. También beneficia su psicomotricidad, favoreciendo la coordinación ojo-mano-boca.

Cada bebé es un mundo, y no a todos tiene porqué encajarles este método a la hora de comer. Os lo hemos dicho antes, pero antes de probar el método con vuestro pequeño, no os olvidéis de consultarlo con el pediatra.

Y vosotros, ¿os vais a animar a seguirlo? Si lo hacéis contarnos todo.

Como siempre, puedes dejarnos tus comentarios sobre este post, o sobre temáticas que te gustaría que tratemos en este espacio, y no olvidéis seguirnos en nuestra página de Facebook y en nuestro perfil de Instagram.

¡Qué paséis un feliz día!