fbpx

Es cada vez más frecuente encontrar niños que se muerden las uñas. Esta fea costumbre, que tan poco nos gusta a los padres y que pasa de generación en generación, empieza cada vez a edad más temprana y sin explicación aparente.

Lo primero que tenemos que preguntarnos para poder ayudarles a evitar este tic es saber el motivo. ¿Por qué se muerde las uñas? No siempre tiene que ser porque es un niño nervioso. En ocasiones puede ser por todo lo contrario precisamente, porque se aburre y encuentra entretenimiento recortándose las uñas él mismo como puede. Otras veces sí que es por nerviosismo, por los nuevos aprendizajes diarios, por alguna nueva actividad que acaba de empezar o va a realizar. Una vez detectado, que no es fácil, tenemos que empezar con la tarea de quitar ese hábito. Para ello, lo primero que debemos tener claro es no reñirle, ya que si lo hacemos convertiremos esto en un tormento para ellos y podemos crear un efecto rebote, acrecentando más esta manía.

Lo ideal es realizar con ellos tareas que les entretengan y distraigan: manualidades, juegos, algo divertido que les haga pensar en otras cosas. Sí que tenemos que hacerles conscientes de que no esta bien morderse las uñas, y que lo único que hace es afearles los dedos. Si se trata de una niña, muchas veces da resultado comentando que no podrá tener unas bonitas manos con unas uñas preciosas. Pero no siempre da resultado, así que no debemos tirar la toalla en el primer intento.

Normalmente, no suelen producirse heridas, ya que son aún muy pequeños, pero si fuera el caso deberíamos acudir a nuestro pediatra para que nos aconsejara, ya que no es bueno que los niños tengan heridas en ninguna parte, y menos en las manos que están en permanente contacto con todo y es un foco de infecciones continuas.

Imagen| Bigstockphoto