fbpx

Hace algunos días el huffingtonpost publicaba una historia entrañable que me hacía replantearme la relación con mi pequeño, pero también con mi entorno. La protagonista de esta historia, la bloggera y profesora de educación especial Rachel Macy Stafford, contaba lo complicado que le había resultado compaginar su vida laboral y sus aficiones con el hecho de ser madre. Pero la forma de relatarlo no era a través de sus percepciones, si no a través de las reacciones de su pequeña, que ahora tenía seis años, y que le había hecho ver la importancia de tomarse las cosas con calma y de disfrutar de cada momento con las personas que te quieren y a las que quieren.

Esto me hacía llegar a la conclusión de distintas cosas. Por un lado, el poder que tienen los niños para hacernos ver lo que somos incapaces de ver; por otro, que crecen enseguida y que merece la pena que aprovechemos cada minuto a su lado; y por último que ellos son como esponjas que absorben todo y aunque parezca que no, se están dando cuenta de todo lo que sucede a su alrededor. Es decir, si vivimos en una situación de prisas constantes en la que no podemos disfrutar de esos pequeños detalles que tanto aprecian ellos (ya sea pararse por la calle para acariciar a un perrito o sentarte con ellos para colorear el dibujo que acaban de hacer) nos estaremos perdiendo mucho y además ellos lo notarán.

De tal manera que en ocasiones, aunque es complicado, es necesario parar un poco, recapacitar y organizarnos un poco mejor. No pasará nada por llegar diez minutos tarde a nuestra clase de aerobic, tampoco pasa nada si, aunque sea una vez a la semana, salimos a nuestra hora de trabajar (y no dos horas más tarde porque tenemos mucho trabajo); tampoco sucede nada por hacer la compra un miércoles, en lugar de un martes, y mucho menos por tener una silla de ropa limpia para planchar. No sucede nada si todos estos planes los retrasamos o posponemos por estar un ratito más con nuestros pequeños. Antes de que sean ellos mismos los que no los pidan.

Fuente| huffingtonpost
Imagen| Bigstockphoto