fbpx

En los tiempos que corren es muy habitual que nos hagamos esta pregunta antes de que nazca nuestro bebé: ¿lactancia materna o artificial?  Y hay muchas madres que deciden que no van a amamantar a sus hijos por diversos motivos, que no voy a entrar a valorar ya que cada uno es libre de hacer lo que mejor le parezca con la alimentación de sus hijos. Pero sin embargo sí que hay diferentes opiniones contrapuestas acerca de esta elección cada vez más utilizada.

Nadie puede poner en duda que la lactancia materna le aporta muchísimas más cosas a nuestros recién nacidos que la lactancia artificial. Existen diferentes estudios que avalan esto, ya no solo en el tema de los nutrientes que aporta la leche materna, sino también la cantidad de beneficios que produce el ser amamantado directamente por la propia madre frente a hacerlo  con un biberón. Pero tampoco es cuestión de demonizar a las madres que deciden que no van a dar de mamar a sus hijos. Hoy en día las leches de fórmula están muy logradas y les proporcionan a los bebés todo lo necesario para su crecimiento. Incluso existen fórmulas especiales para aquellos bebés que pudieran tener algún tipo de alergia a la lactosa, las leches hidrolizadas, con mayor facilidad para ser digeridas.

Cuando optamos por la lactancia materna las madres, inevitablemente, pasaremos una etapa en la cual nuestro hijo dependerá muchos más de nosotras, sobre todo al principio, ya que las tomas están muy próximas. Una vez que éstas se espacian, siempre podemos recurrir a un sacaleches para poder preparar después biberones con la leche materna. Pero eso ocurre mucho más adelante. De momento, en los inicios, somos nosotras las que tenemos la entera responsabilidad de la alimentación del recién nacido. Sin embargo, si la alimentación es con leche de fórmula, no tenemos por qué ser siempre nosotras las que tengamos que estar presentes en todas las tomas, ya podemos delegar.

En algunas ocasiones, sobre todo cuando las tomas están muy próximas, a muchas madres se les hace un poco, o bastante, cuesta arriba. Es una dependencia total de la madre, y una responsabilidad absoluta por parte de ésta, lo que genera una situación de estrés. Para poder aliviar un poco esta situación y contar con ayuda de profesionales existe una asociación a nivel internacional que se llama La liga de la leche (www.laligadelaleche.es). En esta página las madres podrán encontrar todo tipo de ayuda que puede hacerles más llevadera esta situación. Organizan reuniones con personal formado para guiar y acompañar a las madres en este camino de la lactancia materna.

En cualquier caso, la elección de una u otra opción es algo que debemos tomar las madres teniendo en cuenta muchas cosas, como el tiempo que disponemos, lo involucradas que queremos estar en esta faceta de la crianza, o la situación familiar, entre otras. Lo que es evidente es que en todos los casos una madre siempre tomará la mejor opción en cada momento para su hijo, esto nadie lo podrá poner en duda.

Imagen| Bigstockphoto