fbpx

Se acercan unas fechas “complicadas” en las que el espíritu navideño inunda nuestros hogares, nuestro día a día y también el de nuestros pequeños, que ya están pensando qué regalos pedirle a Papá Noel o a los Reyes Magos. Decimos “complicadas” porque las cosas no están para tirar cohetes en los hogares españoles y ni Papá Noel ni los Reyes Magos pueden gastarse todo el dinero que quisieran en complacer los deseos de los niños estas Navidades. No obstante para ellos, para Papá Noel y para los Reyes Magos, pero también para nosotras, las mamis que durante el año queramos realizar alguna compra de un juguete, va dirigido el post de hoy.

En muchas ocasiones no es necesario desembolsar una gran cantidad de dinero para realizar un regalo bonito y útil a un niño pequeño. Para ello cada vez están naciendo más jugueterías “low cost” que ofrecen sus artículos a bajo precio pero garantizan calidad y algo que debemos mirar con lupa cuando se trata de nuestros pequeñines, seguridad. Ya hemos comentado en artículos anteriores la importancia de que los juguetes cumplan con todas las normativas legales y que sus piececitas, baterías o complementos no supongan un peligro para nuestros hijos. En una de las tiendas que hemos encontrado, ubicada en Madrid, pero que cada vez está expandiéndose más (podemos encontrarla en C/ Goya 32, Plaza de Conde Casal 8, Avenida Albufera 15, C/ Bravo Murillo 124, C/ San Bernardo 97 y C/ Federico Garcia Lorca 20) podemos conseguir juguetes de todos los tipos y para todas las edades desde 3 euros y hasta 10. Futbolines clásicos, muñecas de las de toda la vida, artículos deportivos, otros que estimulan la creatividad de nuestros pequeños… hay de todo. Y lo mejor de ello es que dependiendo de la época del año en la tienda suelen hacer descuentos especiales tipo 3X2 o cosas así. En lo que se refiere al resto del año, el precio de los artículos suele ser de entre el 60 y 70% menos de las tiendas convencionales.

Con iniciativas así, nuestros bolsillos afrontan de otra manera la Navidad. Aún así, debemos asegurarnos de que nuestros pequeñines entienden poco a poco que no pueden tener todos los regalos del mundo, que hay que compartirlos con otros niños… Eso sí, manteniendo la ilusión y la emoción de la Navidad intacta, porque una cosa no quita la otra.

Imagen| Bigstockphoto