fbpx

En estos últimos días unos adorables y prolíficos niños están inundando parte de nuestra parrilla televisiva en forma de pequeños cocineros que no paran de crear platos increíbles. Esta versión infantil del famoso programa de televisión Máster Chef, que tanto éxito ha tenido no solo en su versión española, también en otros países, está despertando en grandes y niños un amor por la cocina y la innovación que puede ser la excusa perfecta para que esta Noche Vieja nos atrevamos a realizar alguna novedad en la cena. Por ejemplo, un rico sorbete de uvas para los más peques que no puedan aún comer bien las 12 uvas de la suerte.

Este sorbete además de facilitar que lo más peques puedan comerse las uvas, servido bien y fresquito les puede ayudar a digerir muy bien la cena. Los ingredientes son muy sencillos y fáciles de conseguir. Para hacer sorbete para cuatro personas necesitaremos 48 uvas negras, zumo de uva (350 ml.), 3 hojas de gelatina, 1 yogur griego, 2 claras de huevo, una ralladura de limón y dos cucharadas de azúcar. Una vez tenemos esto, nos ponemos manos a la obra: En primer lugar hay que diluir la gelatina con un poco de agua fría y cuando esté blandita se disuelve en el zumo de uva que habremos calentado previamente. Después de esto removemos bien y añadimos a la mezcla el zumo de limón y la ralladura junto al yogur. Lo mezclamos todos y esperamos un poco.

El siguiente paso es pelar y quitarle las pepitas a las uvas para poder triturarlas bien. Cuando esté el puré lo añadiremos a lo que hemos preparado con la gelatina. Una vez tengamos esto añadiremos las claras a punto de nieve con el azúcar y meteremos todo en el congelador. Debemos tener cuidado e ir mirando el sorbete de vez en cuando para removerlo y que no queden trocitos de hielo, sino algo esponjoso y cremoso. Compartir una actividad así con tu pequeño y que además luego pruebe el resultado puede ser muy divertido y a la vez le estarás empezando a inculcar el gusto por la cocina.

Fuente|Recetín.com

Imagen| Bigstockphoto