fbpx

El sentido del olfato en los recién nacidos

El olfato es uno de los sentidos más desarrollados en los recién nacidos, incluso más que en los adultos.  Los peques reconocen a las personas por los olores, sobre todo a sus mamis y a las personas más cercanas a él.

Ya desde el periodo de gestación los peques comienzan a desarrollar el sentido del olfato. Dentro del útero materno perciben una gran cantidad de estímulos olorosos, gracias a la unión hormonal que comparten con sus mamis. El líquido amniótico, las comidas y otros olores externos empezarán a formar parte del universo del niño aún sin haber nacido.

Uno de los primeros  olores que perciben es el que produce el líquido amniótico. Esto les servirá de ayuda para posteriormente tomar la leche materna, ya que su olor y sabor son muy parecidos. 

Tras el parto, los peques utilizan su sentido del olfato para identificar el olor de sus mamis, que recuerdan de cuando todavía estaban en sus vientres. Buscan su olor y necesitan estar cerca de ellas para asegurarse el alimento, además de sentirse seguros y protegidos.
No hay nada para ellos como el olor natural de la piel de su madre, por eso es conveniente no abusar de los perfumes y colonias.

Al mes de nacer, los peques ya empiezan a acostumbrarse a oler su entorno. En esta etapa es importante tratar de evitar los olores muy fuertes o amargos, ya que podrían afectar a su sentido del gusto, influyendo negativamente en la alimentación. 

Cuando ya cumplen tres meses, son mucho más conscientes de las personas de su entorno, pero siguen usando el olfato como  método principal de reconocimiento, por eso pueden llorar cuando les moleste el olor de algún extraño.

Alrededor de los seis meses, con la introducción de los alimentos sólidos,  los peques utilizarán  tanto los olores como los sabores para decidir lo que les gusta y lo que no.

Aproximadamente a los diez meses, los peques se vuelven mucho más reacios a probar nuevos sabores. Sus cerebros tienen ya asociadas muchas características de los alimentos, lo que puede provocar que se nieguen a tomar nuevas comidas.

Los sentidos de los recién nacidos les permiten empezar a establecer una relación con las personas y con el entorno que les rodea, pero desde luego, lo que más los estimula es la cercanía con sus papis y estar en contacto con ellos. ¡¡¡Disfrutad de vuestros peques y compartid con ellos todo el tiempo que podáis!!!