fbpx

No debemos obsesionarnos con él, ni por exceso ni por defecto, pero lo cierto es que controlar nuestro peso durante el embarazo forma parte de otro de los cuidados que debemos tener en cuenta cuando vamos a dar a luz. Este tema puede variar mucho dependiendo de la mujer. Además de que hay casos en los que algunas mamás tienes más hambre que otras durante este periodo, también hay algunas que por naturaleza tienen más facilidad que otras para engordar. En principio, y partiendo de la base de que la mami tiene un peso normal y sano cuando se queda embarazada, podría llegar a engordar entre 11 y 16 kilos, sin que esto supusiese un riesgo ni una anomalía. En ningún caso debemos realizar una dieta estricta por estar embarazadas, está totalmente desaconsejado en los embarazos porque cuando comemos poco, nuestro cuerpo echa mano de las grasas, y se producen los cuerpos cetónicos que si llegan al feto pueden ser tóxicos y dañar su sistema nervioso.

En el lado opuesto está eso de pasarse con la comida. Quiero decir, “como sé que voy a engordar sí o sí, pues como todo lo que sea”… Eso tampoco puede suceder. Lo ideal y más recomendable es comer de una forma sana sin dejar atrás hábitos alimenticios saludables  que teníamos antes de estar embarazadas. Las frutas, verduras, lácteos, legumbres… son muy buenos. La carne también, aunque debemos intentar no pasarnos con la roja. No debemos olvidar que todos los alimentos que llegan a nuestro bebé vienen directamente dados por lo que comemos nosotras.

Hay mujeres a las que les puede resultar complicado verse más gorditas. Bien porque no están acostumbradas o bien porque lo han estado antes y les ha costado perder ese peso. Ante esa situación debemos recapacitar y ver que eso será algo temporal, que esos kilitos de más son bien para nuestro bebé y que después de nacer él, siguiendo una tabla de ejercicios y una buena alimentación, todo volverá a su ser. Así que, mucho ánimo, que además de estar guapísima, tienes que ser muy feliz porque ya queda menos para verle la carita a tu pequeño.

Imagen| Bigstockphoto