fbpx

5 hábitos de higiene antes de los 3 años

La higiene personal es un hábito que desde que nacemos debe estar integrado en nuestro lenguaje de aseo. Por eso, es fundamental que tu baby aprenda desde pequeñito a incorporar algunos tips en su vida diaria.

Uno de los métodos más útiles para empezar es hacer que el momento aseo se convierta en una actividad lúdica y divertida. Así, llevar una higiene personal constante le quedará grabado con mayor facilidad.

Desde Chelino® te traemos algunos tips para que tu pequeño tenga buenos hábitos de higiene.

¡Al agua patos!

El momento del baño puede convertirse en algo divertido para tu pequeño. Hacer de este instante un juego le ayudará a aprender a quitarse la ropita sucia solito e incluso, a quitarse el pañal por su propia cuenta.

Además, darse jabón puede resultarle gracioso si le haces ver que la espumita que sale es algo bueno. ¡Pero no te descuides nunca! Es pequeñito y tienes que estar pendiente de él para que no se haga daño o deje volar su imaginación con alguna travesura.

Para que venga el ratoncito…

La higiene bucal es un hábito vital para la salud de tu baby. Desde que aparecen los primeros intentos de diente, eres tú quién se encarga de cepillarle suavemente la boquita. Pero es algo que, poco a poco, debe aprender a hacer solito.

Si desde que es peque se habitúa a realizar el cepillado de dientes y encías después de cada comida, aunque lo haga mal o tarde, con el tiempo le saldrá a la perfección. ¡Por cierto! Puedes aprovechar sus sesiones de lavado para cepillarte los dientes con él, así aprenderá viéndote y se divertirá.

Uugghh cómo huele

El momento en el que tu baby empieza a dar sus primeros pasitos, representa el tiempo en el que comienza a tener mayor autonomía. Y es ahí cuando puede empezar a ser partícipe durante el cambio del pañal.

Desde que nace busca la forma de expresar que algo ha pasado dentro de ese pañal y a través de gestos y soniditos te dice: “Oh, oh, mami! Necesito que me cambies el pañal…”. Durante el proceso puedes darle algunas pautas e indicarle cómo se tiene que colocar, pedirle que lleve él solito el pañal sucio a la basura, que te ayude cuando le aplicas la cremita e incluso indicarle cuándo se tiene que poner de pie.

¡A ver las manitas!

Las manos son la parte del cuerpo que más se utilizan y siendo chiquitines, ¡el doble! Los bebés lo tocan todo y después… ¡sus manitas van directas a la boca!

Puedes empezar a enseñar a tu peque a lavarse las manos a través de acciones muy sencillas como, por ejemplo, enjabonándose las manos antes y después de cada comida o después de las sesiones de parque. Pon un taburete en el baño para que alcance, enséñale a abrir y cerrar el grifo y a través de gestos explícale cómo se tiene que aplicar el jabón… En cuestión de semanas, ¡verás de lo que es capaz!

Cada pequeño gesto y cada pequeña rutina que tu pequeñín interiorice desde el principio será un paso hacia adelante en los años venideros. Desde Chelino® te traemos estas pequeñas rutinas para que se vaya convirtiendo ¡en un súper mini adulto!