fbpx

Durante los primeros meses de vida del peque, su desarrollo es espectacular y aunque es importante que prestemos atención a su alimentación y cuidado, también podemos ayudarle en su creciendo jugando con él. 

En la etapa comprendida entre los 0 y los 6 meses el bebé necesita, sobre todo, estímulos para sus cinco sentidos: tacto, oído, vista, olfato e incluso el gusto. Hay muchos juegos que los papis podemos hacer con él, eso sí, si vemos que se cansa o llora, es mejor dejarlo para otro momento.

A continuación os detallamos algunas actividades para niños de hasta 6 meses que podéis realizar vosotros, estimulando a vuestro pequeño y compartiendo unos momentos de complicidad con él.

Actividades para la estimulación socio-afectiva:

  • Cántale suavemente, ríete cerca de él, háblale y cuéntale lo que tiene alrededor o lo que vais a hacer a continuación. Con estas acciones tan simples estás ayudando a desarrollar su oído e inteligencia y al mismo tiempo que fortalecéis vuestro vínculo. Si tu peque tiene menos de 3 meses debes situar tu cara a unos 25 cm, esta es la distancia a la que mejor pueden ver, ya que todavía no enfocan la vista.
  • Mécelo mientras le hablas.
  • Cógele en brazos subiendo y bajándole mientras le haces carantoñas.

Actividades en posición de sentado:

  • Si tu bebé ya mantiene la posición de sentado, ya sea solo o con algún tipo de apoyo, muévele suavemente hacia los lados, hacia adelante o hacia atrás, parándole con tus manos. Con esta actividad estás estimulando el control del equilibrio.
  • Pon al peque boca arriba y deja que se agarre con sus manitas de tus dedos. Cuando esté bien sujeto, elévalo unos 10 cms., y vuelve a acostarlo, repite esto en varias ocasiones, cada vez lo puedes levantar un poquito más.  Hazlo hacia adelante, intentando que al final se quede sentado. No olvides aplaudirle y sonreírle cada vez que consiga quedarse sentado.

Actividades tumbados boca abajo:

Como los bebés de esta etapa pasan muchas horas tumbado boca arriba, es necesario cambiar de postura para prevenir deformaciones de su cabecita y mejorar su tono muscular.

  • Túmbate con él en el suelo o en la cama, al alcance de su vista y a su altura, y hazle mimos y carantoñas. 
  • Juega al cucú-tras con tus manos. 
  • Enséñale un juguete y tápalo con un cojín y vuelve a mostrárselo. 
  • Rueda un juguete sonoro para que lo siga con la vista
  • Mueve un sonajero cerca de su cabecita para que la gire en esa dirección. 
  • Dale cosas de diferentes texturas para que haga ruido (papel de seda, papel de bolitas, papel de regalo, telas..)

Actividades para estimular la motricidad fina:

  • Dale objetos de diferentes pesos y deja que juegue con ellos como quiera.
  • Cuenta sus deditos, tocándolos de uno en uno mientras lo haces.
  • Ofrécele objetos redondos y deja que los agarre y los manipule con las palmas de las manos.

Actividades para la estimulación del lenguaje:

  • Señala con el dedo objetos que tenga delante y nómbralos. Debes decir el nombre completo, nada de diminutivos ni onomatopeyas.
  • Estimúlalo para que comience a decir palabra cortas, háblale con sílabas, por ejemplo: ma, pa, luego júntalas para que comience a decir, mamá, papá etc.

Actividades para la estimulación visual:

  • Haz sonar un sonajero.  Le ayudará a centrar su atención en el objeto girando la cabeza hasta encontrarlo, puedes ir cambiando de lugar el sonido para que se gire.
  • Rueda delante de él una pelota para que vea como se va.
  • Colócate delante de él y abre mucho la boca para que te imite. Continua con otras partes del cuerpo como los ojos o las manos. Al principio es normal que se confunda y abra los ojos en lugar de la boca, pero poquito a poco logrará hacerlo bien.
  • Hazle rodar como una croqueta.
  • Juega a las sombras. En una habitación oscura con una linterna haz sombras de animales y emite sus sonidos.

Esperamos que estas actividades para niños de hasta 6 meses os resulten de utilidad. Debéis de tener en cuenta que es mejor ir de una en una, ya que algunos bebés no les resulta agradable realizar dos actividades a la vez. 

Nunca olvidéis que el mejor refuerzo que le podéis dar son vuestras sonrisas, felicitaciones y elogios, ¡¡¡les hará sentirse motivados y con ganas de seguir realizando los ejercicios!!